sábado, mayo 27

4 am

Son las cuatro de la mañana y escribo
porque justo en este momento puedo
decir que escribo a las cuatro de la mañana.
No quiero dormir, aunque mientras tecleo
tengo los párpados cerrados
como un muerto que todavía lo ignora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario